ANTE LA INSEGURIDAD Y LA VIOLENCIA CONTRA PERIODISTAS EN MÉXICO, UN DIARIO DICE ‘¡ADIÓS!’

by CHRISTOPHER MELE Y SANDRA E. GARCÍA

THE NEW YORK TIMES https://www.nytimes.com/es/2017/04/03/inseguridad-mexico-periodismo-norte/?rref=collection%2Fsectioncollection%2Findex

Con una primera plana titulada “¡Adiós!”, un diario de Ciudad Juárez, al norte de México, anunció que cesará su edición tras casi 30 años de trabajo. El anuncio del diario Norte se da después del asesinato de tres periodistas mexicanos en marzo, entre ellos una colaboradora del medio.

Norte indicó que los asesinatos y la violencia y amenazas contra los reporteros han convertido “el alto riesgo en el ingrediente principal” deejercer periodismo en México.

“Este día, estimado lector, me dirijo a usted para informarle que he tomado la decisión de cerrar este matutino debido a que, entre otras cosas, no existen las garantías ni la seguridad para ejercer periodismo crítico, de contrapeso”, indicó el director Óscar Cantú Murguía, y añadió que “todo en la vida tiene un principio y un fin, un precio que pagar. Y si esta es la vida, no estoy dispuesto a que lo pague ni uno más de mis colaboradores, tampoco con mi persona”.

El texto se refería al asesinato de Miroslava Breach Velducea, corresponsal del periódico La Jornada y colaboradora de Norte, a quien le dispararon ocho veces cuando iba saliendo de su cochera para llevar a su hijo a la escuela el 23 de marzo. Además de ella, ese mismo mes fueron asesinados Ricardo Monlui Cabrera, quien recibió disparos cuando salía de un restaurante con su esposa e hijo el 19 de marzo, y Cecilio Pineda Birto, fundador de La Voz de Tierra Caliente, asesinado en un autolavado en Ciudad Altamirano el 2 de marzo.

Norte tenía una circulación de 30.000 ejemplares de lunes a sábado y 35.000 los domingos.

Los asesinatos y las agresiones contra los periodistas “han quedado en evidencia, impidiéndonos continuar libremente con nuestro trabajo”, escribió Cantú Murguía.

Carlos Lauría, coordinador sénior de programas del Comité para la Protección de Periodistas (CPJ por su sigla en inglés), dijo que México vive una “profunda crisis de libertad de expresión”, y agregó que los asesinatos y las amenazas han tenido un efecto temible en el proceso democrático, pues reducen el flujo de información a los ciudadanos y legisladores y amordazan la habilidad de los mexicanos de tener debates públicos.

“Hay un clima de violencia generalizada y un terrible récord de impunidad, que crea un clima en el que periodistas temen hacer su trabajo”, dijo.

Desde 1992, el CPJ ha registrado el asesinato de 38 periodistas como represalia por su trabajo. En el índice elaborado por el grupo, México aparece en el puesto número 11 de una lista con los 20 países más mortífero para los periodistas.

La organización Artículo 19, por su parte, contabiliza a 103 comunicadores asesinados en México desde 2000, posiblemente en relación con su labor periodística.

En 2010, otro medio de Ciudad Juárez, El Diario, lanzó incluso un llamado directo a los carteles de drogas tras la muerte de dos reporteros del periódico en el que pedía una tregua al crimen organizado.

“Ustedes son, en estos momentos, las autoridades de facto en esta ciudad, porque los mandos instituidos legalmente no han podido hacer nada para impedir que nuestros compañeros sigan cayendo, a pesar de que reiteradamente se los hemos exigido”, decía la editorial de primera plana.

“Ya no queremos más muertos. Ya no queremos más heridos ni tampoco más intimidaciones. Es imposible ejercer nuestra función en estas condiciones. Indíquenos, por tanto, qué esperan de nosotros como medio”, seguía.

Lauría dijo que cerrar el periódico Norte manda “una terrible señal”, pero opinó que “no tenían opciones. No hay cómo culparlos”.