LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS EN LA GESTIÓN DE ENFERMEDADES

by LAURA BERMEJO

EL MUNDO http://www.innovacionensalud.elmundo.es/tecnologia-de-la-salud/las-nuevas-tecnologias-en-la-gestion-de-enfermedades

Las nuevas tecnologías juegan un papel fundamental en la gestión sanitaria y su utilización para el progreso plantea un debate abierto entre diferentes instituciones implicadas. Un ejemplo de esta voluntad es el simposio “Recetas para la transformación en el Health Continuum oncológico: ¿Qué puede hacer el gestor?” organizado por Philips y Gertech en el marco del XX Congreso Nacional de Hospitales y Gestión Sanitaria en Sevilla.

Aunque el enfoque de dicho encuentro ha estado centrado en el cáncer, las conclusiones del mismo son extensibles a toda la gestión médica porque ofrecen nuevos enfoques y retos para los profesionales comprometidos. Las “recetas” o soluciones aportadas por los especialistas participantes en la convención se pueden resumir en tres: digitalización, transversalidad del trabajo en red y precisión de los diagnósticos clínicos.

Digitalización

La digitalización es uno de los principales retos en la gestión sanitaria y la incorporación del Big Data está suponiendo considerables mejoras tanto para los pacientes como para los profesionales médicos. Según el doctor Raimundo del Moral, Director de la Unidad Provincial de Anatomía Patológica de Granada, la patología digital es una “herramienta imprescindible” que permite la integración en tiempo real sobre la pantalla del ordenador de todos los datos del paciente y abre “la puerta que da paso a la nueva medicina personalizada del siglo XXI”.

La empresa Philips, líder en tecnologías de la salud, incorpora un amplio catálogo de soluciones innovadoras en este sentido, que permiten reducir estancias hospitalarias, optimizar recursos humanos y conseguir mejores resultados de salud. Tal y como afirma Angeles Barrios, Directora de Comunicación de la compañía

“Philips está conectando el cuidado a través del continuo de la salud y cree que la integración de datos y el análisis de datos son fundamentales para este enfoque. No sólo estamos proporcionando formas integradas de recopilar y analizar información, sino que nuestra experiencia clínica ayuda a los médicos a interpretar estos datos y elegir el tratamiento óptimo para cada paciente”

En la misma línea se manifiesta Ignacio Hernández Medrano, neurólogo en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid en un artículo de la Universidad de La Rioja: "La digitalización sanitaria permite crear algoritmos y personalizar la forma de aplicar medicina". Hernández Medrano añade: “No hay razones por las cuales cualquier persona del plantea que tenga conectividad a internet no pueda tener acceso al mejor conocimiento medico posible. Lo ideal sería conseguir que a cualquier paciente, de cualquier lugar del mundo, le puedan chequear los mejores especialistas compartiendo información gracias a la tecnología”

Transversalidad del trabajo en red

La conectividad entre profesionales médicos es uno de los factores fundamentales para avanzar hacia una gestión sanitaria de calidad porque el trabajo en red permite mejorar los diagnósticos y los tratamientos. Las nuevas tecnologías posibilitan compartir información entre médicos de distintos campos y hospitales, lo que se traduce en una optimización de los recursos, una mejora en la relación con los pacientes y una reducción de costes.

“Sin duda, la transversalidad de 360 grados es una característica del futuro de la Medicina. Porque la experiencia nos dice que del intercambio de ideas surgen las mejoras, que la combinación de procedimientos puede dar lugar a una innovación que puede cambiar una vida y que la aplicación de una técnica de una especialidad en otra puede suponer la supervivencia de la persona. Y todo ello con un propósito: que el paciente pueda contar con una Medicina de excelencia”

Pedro Rico, director general de Operaciones de Hospitales Privados de Idcsalud-Quirón.

Precisión de las pruebas diagnósticas

Las pruebas diagnósticas son esenciales en la gestión sanitaria ya que permiten detectar enfermedades, vigilar la evolución del paciente, seleccionar fármacos, o adecuar el tratamiento, entre otras utilidades. Como afirman los doctores Diana Nicoll y Michael Pignone en el artículo Pruebas diagnósticas y decisiones médicas, “la precisión de las pruebas diagnósticas debe ser lo bastante buena para distinguir los cambios de importancia clínica en el estado del paciente”.

Las nuevas tecnologías son justamente las herramientas que van a facilitar una máxima precisión y un total rigor en las pruebas, lo que, -como apunta el doctor José Antonio Medina, Gerente del Hospital Clínico de Málaga-, supondrá “un salto de calidad asociado a mejores resultados en salud para los pacientes”.