LA CORRESPONSABILIDAD CONTRA LA DESIGUALDAD LABORAL DE GÉNERO

by Eva Álvarez, Alejandra García

Cuatro mujeres expertas en igualdad de género explican y debaten acerca de las dificultades del género femenino en el mundo laboral.

Madrid, 28 de septiembre de 2019

El rechazo del concepto “conciliar” y la defensa del de “corresponsabilidad”, fue el eje de la intervención de la Magistrada de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo, María Lourdes Arastey Sahún, durante su participación en la segunda edición del Ciclo Internacional de Seminarios sobre Igualdad, Empleo, Conciliación y Violencia de Género: Balances, Logros y Retos, que tuvo lugar el pasado jueves 26 de septiembre, en la Escuela de Relaciones Laborales de la Complutense.

En el seminario participaron la magistrada María Lourdes Arastey Sahún y las sociólogas María Pazos, Amaia Otaegui e Inés Campillo. La primera sesión de este encuentro, que se celebraba por segundo año consecutivo, giró en torno al tema de la igualdad en relación con la corresponsabilidad. Las cuatro exposiciones compartían el mismo objetivo: dar respuesta a la problemática sobre dónde enfocar los esfuerzos y tomar las medidas necesarias para mejorar la situación de desigualdad de género en el ámbito laboral.

Rechazo de la palabra “conciliación”

María Lourdes Arastey Sahún, Magistrada de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo, comenzó su intervención mencionando la Ley de Conciliación. Durante su participación, enfatizó reiteradamente su rechazo al término “conciliación”, alegando que su interpretación descaminada lo relaciona directamente con la maternidad. En su lugar, planteó la utilización de la palabra “corresponsabilidad”, que entiende como la cooperación entre ambos sexos. La magistrada expuso que la aparición del permiso de paternidad en el año 2019, marca un avance en el camino hacia la igualdad laboral en este ámbito por su acercamiento al término corresponsabilidad. Con ideas como “la maternidad es la salud de la mujer trabajadora” y “la igualdad no tiene que tener sexo” concluyó su intervención.

El patriarcado de consentimiento

María Pazos, Coportavoz de la Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles (PPIINA), mostró al comienzo de su intervención la diferencia de ingresos entre hombres y mujeres y la situación laboral de ambos antes y después de ser padres. En estos datos quedaron reflejadas las desventajas presentes para la mujer en relación con la situación de los hombres.

Posteriormente, hizo una crítica a las “trampas” en el Real Decreto. Entre ellas la legislación farragosa y la simultaneidad obligatoria, que tiene como resultado la disponibilidad del hombre para la empresa.

Amaia Otaegui y la corresponsabilidad y relaciones laborales

Amaia Otaegui, miembro de la Secretaría de Formación Sindical y Cultura del Trabajo de CCOO, hizo especial hincapié en la persistencia de la división sexual. Se refirió a la existencia del llamado “empleo femenino”, cuya calidad es inferior por motivo de penalizaciones por conciliación, paro, malos horarios y brecha salarial, entre otros. Como elementos positivos planteó el reconocimiento de las desigualdades por género y no solo por clase en el ámbito laboral y, además, las motivadas por etnia, color o clase entre las propias mujeres.

¿Qué políticas de conciliación?

Inés Campillo, Profesora de Sociología de la Universidad Nacional Distancia (UNED) de Madrid, tomó una perspectiva distinta sobre los motivos que sustentan esta problemática, acusando directamente al sistema capitalista. “Se están primando los servicios de educación infantil, los permisos especialmente el de paternidad y ahora también la flexibilidad, pero los cuidados llevan mucho tiempo y dinero, por lo que esto no se soluciona si solo nos centramos en el empleo”, sostuvo la ponente.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios