MONTSERRAT JIMÉNEZ: “CONTRATOS DE EXPLOTACIÓN Y UNA MANO DE OBRA BARATA”. "MEDIDAS ECONÓMICAS, LABORALES Y EDUCATIVAS QUE NO VA CON NOSOTROS”.

by Agnieszka Broda Hadzlik

A las universidades les resulta mucho más económico contratar a un profesor asociado que impartirá los mismos créditos cobrando tres veces menos que un profesor titular”. Asegura Montserrat Jiménez San Cristóbal, doctor en Filología Clásica e investigador en Filología Latina que trabaja como profesora asociada desde hace varios años.

Según el artículo 53 de la Ley Orgánica 4/2007, de 12 de abril, de Universidades, los profesores asociados son especialistas que tienen una experiencia y un salario en el sector privado o público fuera de la universidad, pero se les permite ejercer la docencia a tiempo parcial para proporcionar a las instituciones universitarias el conocimiento y la experiencia de la vida laboral. Sin embargo, este contrato se traduce en un vaivén de números: 3+3, tres horas lectivas dedicadas a impartir clase y tres de atención personalizada e individual para cada alumno con el fin de que éste mejore su rendimiento, esto equivale a nueve créditos, es decir una o hasta dos asignaturas dependiendo de la universidad; 4+4, doce créditos y 6+6, dieciocho créditos. Sin embargo, a todos estos números hay que añadir la preparación de clases, evaluaciones, proyectos de investigación e innovación y la supervisión de trabajos de fin de Master.

Montserrat tiene un salario de 638,95 € al mes, y la obligación de tener otro trabajo por Ley tras las puertas de la universidad. Ante estos casos la Dirección General del Servicio Público, amparado en la Ley de Tasas y Precios Públicos de la Comunidad de Madrid, aprobado por Decreto Legislativo 1/2002, de 24 de octubre, establece que debe realizarse una solicitud de compatibilidad que conllevaba hasta el año pasado el pago de una tasa que oscila en 150€. Además, de la obligatoriedad de realizar la declaración de la renta con dos pagadores.

Como Monserrat se encuentran 1.019 (2016) profesores asociados, según los últimos datos ofrecidos por la Complutense. El personal docente a tiempo parcial equivalente a seis horas ha aumentado en un 18% en los últimos 10 años, lo que representa el 40% del profesorado. 

Sin embargo, estas cifras no parecen preocupar a las políticas universitarias. “Se han enviado numerosas cartas al Consejo de Gobierno de la UCM y, desde el año 2013 se están llevando a cabo distintos planes de actuación del profesorado entre los que destaca el plan de estabilización, para que los docentes que se encuentran con tratados bajo las figuras de profesor asociado y profesor titular interino que tienen méritos, acreditaciones y llevan al menos 5 años en la universidad, puedan acceder a esas plazas de doctor interino”, aseguró Monserrat quien permanece en la lucha, “no me gustaría abandonar algo que me gusta”.

Uno de estos planes ya ha sido aprobado por la Universidad Complutense el pasado mes de febrero, con el objetivo de estabilizar al funcionario interino y asociados a la figura de contratado doctor interino. 

España no es el único país con el problema. En abril de 2016, Reino Unido publicó un informe, “PrecariousWork in HigherEducation” en el que se reflejaba que el 54% del personal académico y un 49% de docentes de las universidades inglesas tenían un contrato de este tipo, cifras aún más altas que las de los centros españoles.

Fotografía. Agnieszka Broda. Montserrat Jiménez

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios