MARAÑA PRESENTA "AL FONDO A LA IZQUIERDA", CRÓNICA DE UN ACUERDO IMPOSIBLE

by FELIPE MANCHÓN CAMPILLO

El periodista y director del diario digital Infolibre, Jesús Maraña, presentó en la tarde del pasado lunes su libro “Al fondo a la izquierda”, que trata sobre la crisis del sistema político español en los últimos años y particularmente la del PSOE. La presentación tuvo lugar en la librería La Central de Callao, y junto a Maraña, hubo dos oradores de lujo: el exministro de Obras Públicas y expresidente del Parlamento Europeo Josep Borrell, y el secretario de Análisis Estratégico y Cambio Político de Podemos Íñigo Errejón. La sala se quedó pequeña durante una hora y media de vibrante debate en que los tres participantes dieron su punto de vista sobre lo que ha ocurrido en España en los últimos años y contestaron a su manera a la pregunta de por qué no fue posible un "gobierno del cambio" en este país. 

Sin sorpasso y con 5 escaños menos

Quiso la suerte, o tal vez fuera voluntario, que esta presentación se produjera el 26 de junio, primer aniversario de las segundas elecciones generales en las que el PP aumentó su ventaja, el PSOE perdió 5 escaños, y Podemos no obtuvo el ansiado sorpasso, recibiendo además un millón y medio de votos menos que en diciembre de 2015. En los minutos previos a que empezase la conferencia, la sala, que desbordó todas las previsiones provocando que la mayor parte del público tuviera que permanecer de pie durante la presentación, empezó a llenarse de gente. Entre los invitados por el autor, se encontraban el periodista Joaquín Estefanía y su esposa Ana R. Cañil, el secretario de Política Institucional y Administraciones Públicas del PSOE Alfonso Rodríguez Gómez de Celis y el periodista y profesor universitario Felipe Sahagún, hermano del autor. 

El libro, que vio la luz poco antes de las elecciones primarias del PSOE del pasado mes de mayo en las que Pedro Sánchez ganó por mayoría absoluta, tiene como objetivo analizar la situación, remontándose para ello a mayo de 2010, cuando el entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, renunció a su agenda social y comenzó a aplicar duros recortes que tuvieron un alto precio electoral. Ese fue el momento en que todo empezó, según destaca el autor. Maraña estudia también la sorpresiva aparición de Podemos tras las elecciones europeas de 2014, y el hundimiento de Izquierda Unida, y presenta los datos en forma de relato periodístico para intentar que el lector pueda tener su propia opinión. 

Para Errejón, el acuerdo puede conseguirse

Íñigo Errejón, que abrió el fuego, definió 2016, un año marcado por las infructuosas negociaciones para formar gobierno y por la repetición de elecciones, como el año de la frustración y de la imposibilidad, y señaló que el libro escrito por Maraña aporta una clarividencia que se echó de menos a la hora de tomar decisiones. Hay dos razones de la crisis del PSOE, según Errejón, el factor generacional y el territorial, dos variables que tienen cada vez más importancia. La crisis del PSOE, añadió, es además la crisis del sistema político, al ser el PSOE el partido de izquierda más importante en los últimos años. En el primer sentido, según el antiguo número 2 de Podemos, existe una correlación entre generación y voto, lo que ha sido clave para la irrupción de su partido en el plano político nacional. 

Íñigo Errejón, durante su intervención (FOTO: Twitter)

El segundo es más complicado, ya que supuso el fracaso de la posibilidad de gobernar. La situación en Cataluña, con el aumento del independentismo desde 2012 y la amenaza de un referéndum, lo cambió todo. Podemos estaba dispuesto a negociar con partidos nacionalistas para formar gobierno, sin embargo, desde los sectores más tradicionales del PSOE, no se veía esto como una opción. “Si se cierra esta pieza, todo puede ser más fácil a partir de ahora” declaró Errejón, que afirmó que el reconocimiento de la plurinacionalidad por parte del PSOE es un buen paso en ese sentido. 

La desconfianza es el problema 

El principal problema que aleja actualmente la posibilidad de un pacto entre PSOE y Podemos es sin duda la relación de desconfianza existente entre ambos. La situación no deja de ser paradójica, ya que ambas fuerzas compiten a brazo partido durante las campañas, pero posteriormente son aliados a la fuerza para gobernar. Por ello, es necesario comenzar a trabajar para establecer una competencia virtuosa que no sume cero. “Hay muchos temas que necesitan que nos sentemos a hablar – afirmó – la transición energética, la brecha salarial, el pacto intergeneracional. Para ello, sin ser ingenuos, habría que establecer una agenda mínima, un horizonte mínimo de cambio. Yo veo posible el acuerdo”. 

Josep Borrell, en su turno de palabra, afirmó que a Pedro Sánchez no se le dio otra opción que pactar con Ciudadanos tras las elecciones del 20 de diciembre de 2015, ante el enorme número de impedimentos que el Comité Federal le puso para negociar. Nadie quería un acuerdo con Podemos, ni siquiera el propio Podemos, según Borrell. Por ello, todo fue más difícil. La oposición a este posible acuerdo, recordó el exministro, llegó hasta el extremo de acusar a Sánchez de podemización por consultar con las bases el acuerdo con Ciudadanos, una práctica que ya se había producido en otros países y en otros momentos. 

No hubo pucherazo

Borrell quiso, durante su conferencia, insistir en que él vivió desde dentro el Comité Federal del 1 de octubre que terminó con la dimisión de Pedro Sánchez, y reivindicó que él seguía pensando que se habían incumplido los estatutos al constituir una Gestora, ya que las normas internas del partido señalan que, en la eventualidad que ocurrió, debe convocarse de inmediato un Congreso para cubrir las vacantes en la Ejecutiva. Al mismo tiempo, rechazó las insinuaciones de que la colocación de urnas durante este Comité Federal fue un intento de pucherazo. “Las urnas no son clandestinas – señaló el exministro – el Comité Federal fue un caos, mal planificado y mal organizado, pero nunca fue clandestino, ni se produjo un pucherazo”. 

Los tres oradores, a la llegada a la librería La Central (FOTO: Twitter)

Para él, este libro estudia cómo el PSOE se resquebraja, y el deterioro al que las instituciones del mismo habían llegado, y obliga a los demás a reflexionar sobre el futuro. “Hay que entender qué es lo que va a ocurrir. La política de alianzas de la izquierda tiene que reforzarse, y tenemos que poder hablar con Podemos de lo que nos incumbe” afirmó. Borrell añadió que, ante el futuro, la izquierda tiene que empezar a discutir sobre cuestiones tangibles e inmediatas, y mostrar además alternativas. 

Maraña: un observador imparcial

Cuando llegó su turno, el autor del libro, Jesús Maraña, señaló que su voluntad había sido abordar el libro como un observador imparcial, y también intentar responder a la pregunta de por qué, con dos citas electorales y algunos de los mayores escándalos de corrupción en democracia, no había habido un cambio de gobierno. Maraña coincidió con Errejón en señalar que la relación entre PSOE y Podemos está condicionada por una desconfianza mutua, y que las estrategias tras las elecciones del 26 de junio se equivocaron, lo cual tuvo mucha influencia en lo que ocurrió en los meses siguientes. 

El director de Infolibre ha querido remontarse años atrás para identificar el momento en el que el PSOE pasó de ser el primer partido de España, con 11 millones de votos en 2008, a caer bruscamente en las encuestas. Además de los recortes, tampoco ayudó la designación de Alfredo Pérez Rubalcaba como candidato a las elecciones generales de 2011 primero y como secretario general del PSOE después. “Fue un salto hacia atrás” declaró Maraña. También fue importante la manera en la que Pedro Sánchez alcanzó la secretaría general, con una frase que Maraña atribuye a Susana Díaz, “Este chico no vale pero nos vale”. Posteriormente, ambos comenzaron a separarse hasta llegar a no soportarse. 

Josep Borrell criticó veladamente el papel que “El País” y todo el grupo Prisa han tenido en contra de Pedro Sánchez. Sin embargo, Jesús Maraña recordó que, cuando Sánchez decidió destituir a Tomás Gómez como secretario general del PSM, a pocos meses de las autonómicas, y colocar una gestora, “El País” publicó una encuesta en la que auguraba un vertiginoso aumento de votos socialistas en Madrid tras esa decisión. “Durante muchos años ha habido una interdependencia entre el PSOE y Prisa que ha explicado muchas cosas. Hoy se ha roto, por lo menos con la actual dirección” afirmó Maraña. 

El defenestrado vuelve con mayoría absoluta

El primer Comité Federal del PSOE que se celebró tras las elecciones del 20 de diciembre fue clave para que Pedro Sánchez no pudiera lanzarse a tumba abierta a negociar con Podemos. Entonces, el aparato socialista consiguió que los pactos fueran en otra dirección. El acuerdo entre PSOE y Ciudadanos con el que Pedro Sánchez intentó ser investido presidente del Gobierno en marzo de 2016 es uno de los elementos más polémicos de esta etapa. Los más cercanos a Sánchez dicen que no había otra alternativa, y los contrarios le acusan de no atreverse a negociar con Podemos. Para Maraña, aun con la oposición del Comité Federal, el secretario general socialista podría haberse atrevido a más.

“La oportunidad se perdió en cuanto se convocaron elecciones. La forma de plantearlo fue equivocada, y la pérdida de apoyo del PSOE y sobre todo de Podemos el 26 de junio de 2016 son claras” afirmó Maraña. Habían pasado meses de largas conversaciones, y de hitos históricos, como el rechazo de Mariano Rajoy de comenzar las negociaciones para su investidura, lo cual supuso un problema institucional mayor del que se transmitió para la Casa Real, y el resultado de las elecciones demostró que la situación había cambiado. A partir de ahí, el PSOE implosionó, algo cubierto de forma excepcional por el director de “Infolibre” en este libro. 

Imagen de la mesa previamente al comienzo de la conferencia (FOTO: Twitter)

Con lo que nadie contaba tras el Comité Federal del 1 de octubre de 2016 y la posterior formación de la Gestora era con el regreso triunfal de Pedro Sánchez. Jesús Maraña señaló que no le había sorprendido tanto que el exsecretario general fuese capaz de ganar las primarias como la contundencia con la que lo había hecho. Tal y como había señalado anteriormente Josep Borrell, las condiciones que Sánchez tenía eran peores que las de las primarias de 1998. Sin embargo, ganó. “Ha surgido un movimiento político que ha levantado a la gente, y que ha provocado que Pedro Sánchez haya vencido en estas primarias” afirmó Maraña.

El debate del futuro

Cuando se abrió el turno de palabras, la primera pregunta fue directa al corazón: ¿existe alguna posibilidad de entendimiento entre los partidos de izquierda? Íñigo Errejón se mostró más abierto a ello que Josep Borrell. El político de Podemos señaló que era posible, pero que el cambio debía venir del pueblo. “La sociedad civil española se tiene que activar, y las organizaciones políticas hay que moverlas. Se mueven cosas por debajo, y ahí nace el cambio. El cambio no puede depender únicamente de los partidos políticos” afirmó. Hay muchos deberes para poder constituir un gobierno de regeneración democrática, pero es el momento de mirar hacia delante. Errejón aplaudió el cambio de postura del PSOE respecto del tratado CETA, y afirmó que este es un buen primer paso.

Una época muy fluida

Por su parte, Josep Borrell constató que la actual época es muy fluida, y que la vieja estructura de clases ya no funciona, algo que se mostró en las últimas elecciones presidenciales francesas, cuando los viejos votantes del Partido Comunista Francés apoyaron a Marine Le Pen. “Podemos ha representado un estado de ánimo de rechazo motivado por la exasperación social. Habrá que ver si esa exasperación social varía” sentenció. El exministro insistió en que el principal escollo para el entendimiento entre ambas fuerzas sigue siendo el aspecto territorial, en el que será difícil ponerse de acuerdo. Con esto se terminó el debate.

El público, durante la presentación del libro (FOTO: Twitter)

En 1958, el autor italiano Giuseppe Tomasi di Lampedusa presentó su obra clave, “El gatopardo”, que años después sería inmortalizada en el cine. Esta historia, que cuenta la reunificación de Italia en el siglo XIX, pasó a la historia por una frase que representa como ninguna el viejo régimen: “Si queremos que todo siga como está, es necesario que nada cambie”. 

La pelota, en el tejado de la Izquierda

Indudablemente la política española ha cambiado, por más que algunas personas quieran negarlo, y hay que ajustar la política a esta realidad indudable. Durante estos meses, todos se han echado la culpa los unos a los otros del fracaso de las negociaciones para dotar de un gobierno progresista a España. Esto provoca que la desunión y la desconfianza aumenten. El libro de Jesús Maraña es ante todo un gran tirón de orejas a los partidos progresistas, que una vez más ahondaron en sus diferencias antes que buscar un denominador común a partir del cual podían ponerse en marcha los cambios. La pelota vuelve a estar en el tejado de ambos partidos que, con el rumbo que el PSOE parece trazar tras las primarias, podrían entenderse más. Solamente el tiempo dirá si esto se produce, o si las diferencias vuelven a echar a perder las oportunidades históricas. 

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios