LA BATALLA CONTRA DAESH HAY QUE DARLA EN LOS MEDIOS Y EN REDES SOCIALES

La estrategia comunicativa del yihadismo, éxito del Estado Islámico

El grupo terrorista Daesh ha logrado una expansión propagandística nunca antes conocida, a través de Internet. “Conocen perfectamente nuestra cultura y saben cómo enviar sus proclamas a través de los diferentes medios de comunicación”, declara José M. Ávalos Morer, analista de inteligencia y experto en terrorismo. Su público objetivo son los jóvenes radicalizados de tercera generación, bien sea por voluntad propia o por adoctrinamiento, ya que encuentran en el grupo terrorista una aceptación que o reciben en sus países de origen  y se sienten parte de algo importante debido en gran medida en difusión de los éxitos militares de Daesh distribuidos a través de internet. Los medios de comunicación y las empresas de RRSS trabajan para eliminar mensajes procedentes de este grupo terrorista.

 

“Conocen perfectamente nuestra cultura y saben cómo enviar sus proclamas a través de los diferentes medios de comunicación”, afirma Ävalos Morer. Sobre el tratamiento que medios y usuarios hacen de los contenidos relacionados con el terrorismo yihadista, también destaca que tanto desde los medios, como a través de redes sociales como Facebook, Whatsapp o Twitter se está trabajando para eliminar cualquier contenido que provenga de fuentes del grupo terrorista. Asimismo este experto destaca que esa labor no solo lo están las organizaciones o empresas relacionadas con esos canales de comunicación, si no que se está detectando acciones en este mismo sentido de los propios usuarios de éstas, que  comienzan a tener conciencia de la repercusión de viralizar contenido del Daesh. Por ejemplo en la red social Twitter se abren campañas para compartir fotografías de mascotas cuando se detecta que la red se está inundando de información y material fotográfico del Daesh, tras un atentado perpetrado en occidente.

El autoproclamado Estado Islámico (IS) o ISIS por sus siglas en inglés ha revolucionado el terrorismo global tal como lo conocíamos desde el 11-S, superando ampliamente a Al Qaeda en medios, extensión territorial, ocupando grandes zonas de Siria e Irak, en  capacidad de ataque en Estados Unidos y Europa y en la "popularidad" del grupo. A la par de su brutal estrategia militar y de represión, sus capacidades comunicativas y propagandísticas han llegado a todos los rincones del mundo, en ocasiones indirectamente por los propios medios occidentales y los usuarios de portales web y redes sociales. Ello ha llevado al aumento del número de adeptos y fanáticos, así como a un futuro incierto debido a la dificultad que supone la liquidación total de las redes ya creadas por el grupo en todo el mundo, a pesar de su previsible derrota militar en Mosul, último bastión de los terroristas en Irak.   

UN GRUPO TERRORISTA, NO UN ESTADO

Aunque ni periodistas ni expertos se han puesto de acuerdo sobre como nombrar al grupo, Daesh se considera un término peyorativo por su similitud fonética a palabras que significan en árabe “El que siembra la discordia” o “Algo que pisotear”, siendo esta la forma que usan los árabes para nombrarles, lo que según fuentes próximas al grupo les desagrada. En contraposición, los medios occidentales han optado por aceptar el nombre que se auto-concedió el grupo, Estado Islámico. Esta auto denominación se considera  la primera concesión en la narrativa terrorista que se facilitó al grupo, en los medios y redes sociales. La referencia a un Estado Islámico, ha penetrado en la sociedad y  ha conseguido hacer llegar el mensaje terrorista a una audiencia masiva. Lo que ha producido un miedo generalizado, atentados y la pérdida de soberanía en territorios de Oriente Medio en los que el Daesh se ha asentado  imponiendo su ley.

Los atentados del 11-S, contra el World Trade Center de Nueva York, supusieron un hito en la escalada del terror ya que fueron retransmitidos en directo. Hasta la fecha, es el acto terrorista más espectacular, tanto en la faceta de transmisión televisiva como en los daños producidos. Desde ese día las estrategias comunicativas terroristas seguido evolucionando, con el objetivo de obtener el mayor rédito al uso de los medios de comunicación. Internacionalmente existe un consenso sobre la capacidad que ha tenido este grupo terrorista para adaptarse  a cualquier escenario, y que ha superado con creces a los mecanismos que las potencias occidentales tienen para bloquear su penetración.

ENTRAMADO DE PRODUCTORAS AUDIOVISUALES

La evolución de la estrategia comunicativa (propagandística) seguida por el Daesh pasa por el uso de Internet, como fase inicial, más tarde con el uso de las Redes Sociales para en la actualidad, disponer de productoras audiovisuales propias y apps en Google Play. Todo ello ha logrado una gran penetración en los públicos objetivos que persiguen, así han logrado alcanzar a una amplísima audiencia a la que bombardea con sus mensajes. Después de lograr su diana comunicativa, los resultados se han traducido en incrementar la cifra de adeptos a nivel mundial y a sumar militantes extranjeros entre sus filas, con unas dimensiones nunca antes vistas. Mientras que Al Qaeda contaba generalmente con milicianos locales para sus células, Daesh  ha mostrado en sus vídeos a combatientes de múltiples nacionalidades occidentales. Algo que dista de ser una casualidad, ya que se considera una fase más de la planificación propagandística de este grupo terrorista.

 foto1.jpg

Un terrorista del Daesh amenaza a cámara en un vídeo del grupo. Fuente: New York Daily News.

Los terroristas han tomado buena nota del poder de la imagen y el potencial del canal audiovisual como forma de captar la atención del público. Cuanta más repercusión tengan las acciones terroristas y el mensaje propagandístico llegue a más gente, mayor será el impacto del terrorismo en la sociedad. Un ataque en suelo europeo era un objetivo ansiado por este grupo terrorista dado que evidenciaba no solo el daño directo que castiga a un país occidental si no que, per se, mostraría la debilidad de sus oponentes y su incapacidad para impedir que se atente en el corazón de Europa.

INFORMAR SIN HACER PROPAGANDA

El debate sobre lo que debe hacerse o no en los medios informativos para lo caer en la difusión de la propaganda terrorista es una realidad. Sin embargo, los medios no pueden obviar un ataque terrorista por la importancia del hecho en sí, pero cualquier noticia de un hecho terrorista publicita el mensaje del grupo. Ello conduce a una disyuntiva, actualmente sin una solución aparente, más allá de la ética del propio medio o periodista que da la noticia para encontrar el punto en el que la información deja de ser informativa y pasa a ser propagandista.

fopto2.png

Pantallazo de fuente propia del vídeo “The Clanging of the Swords IV”.

Para encontrar esta visibilidad en los medios el Daesh ha producido: cortos con explicitas amenazas, videos en los que se muestra una brutalidad sin precedentes contra sus enemigos, minorías, homosexuales y el propio patrimonio cultural protegido. Y no son objetivos elegidos al azar, son conscientes que la violencia es algo que "vende" y que capta la atención. Vídeos de decapitaciones, crucifixiones, lanzamientos al vacío, derrumbamientos de edificios  han encontrado cabida en páginas pseudo-informativas que buscan el clic fácil y en RRSS, especialmente en Twitter que carece de filtros de contenidos, previos.

La brutalidad de algunos contenidos de videos, como el del piloto jordano que fue capturado por el grupo y fue quemado vivo en una jaula, tiene una intencionalidad clara. En algunas ocasiones han sido hechos, que si bien han sido editados, también han sido reproducidos en televisión y ediciones online de diarios. A día de hoy que, prácticamente todo el mundo tiene acceso a internet, todo este contenido llega a cada rincón del mundo y en ocasiones a personas vulnerables a su mensaje. La facilidad de acceso a internet también posibilita que cualquier persona pueda crear su propio portal web y desde él, publicar cualquier tipo de contenido ya que él es su propio censor. De esta forma consiguen sus dos objetivos. Atemorizar y captar nuevos simpatizantes.

VIDEOJUEGOS Y DRONES AL SERVICIO DEL TERROR

La retorica visual utilizada en las producciones propagandísticas de Daesh, se acerca a la de los videojuegos o a las películas de acción. Explosiones con diferentes planos, ángulos e imágenes grabadas por drones, convierten a sus videos, en contenidos audiovisuales de calidad. Sus autores son personas formadas en Occidente. Poseen  conocimientos de programación, diseño gráfico y maquetación de videos. Las producciones anteriormente citadas no tienen que envidiar a ninguna occidental. Se trata de vídeos grabados en HD, con una gran variedad de recursos y técnicas audiovisuales. Están subtitulados en inglés y en francés, en su mayoría, a sabiendas que gran parte de su audiencia objetiva habla esos idiomas y que continúan viviendo en occidente. Estos muestran una realidad intencionadamente distorsionada como si de una película de acción se tratase. Uno de los vídeos más conocidos y en el que se pueden ver todos los detalles que caracterizan a estos productos propagandísticos es “The Clanging of the Swords 4”. Una superproducción con cámaras a distintas velocidades, planos desde mirillas de francotiradores, subtítulos, etc. Otro de sus vídeos más vistos, son los publi-reportajes realizados por el periodista británico John Cantlie, secuestrado en 2012, y que a su vez, constituyen su prueba de vida. Se trata de un total de seis vídeos en las que el reportero muestra cómo transcurre la vida en los territorios del Daesh y recrimina los ataques aéreos de la coalición internacional liderada por Estados Unidos y Rusia.

 foto3.jpg

El periodista John Cantlie entrevista a un miliciano francés en el vídeo “Inside From Alepo”. Fuente: Extracto propio del vídeo.

Desde que el Daesh logró notoriedad, tras hacerse con vastos territorios en Irak y Siria y tras los atentados a la revista satírica Charlie Hebdo, este grupo terrorista puso en marcha su maquinaria propagandística en diversos formatos. Tras la proclamación del autodenominado califato creó un entramado de medios para la creación y proliferación de su mensaje. Se puede afirmar que Internet fue y es el  oxígeno que alimentó a los yihadistas del Estado Islámico. La impunidad de la red y la posibilidad de poder enviar su mensaje a cada rincón del mundo ha hecho que internet sea la mejor baza del grupo terrorista para difundir sus soflamas. Hasta la fecha la realidad es que el uso propagandístico de la red, con fines terroristas únicamente se salda con el cierre del servidos que estén usando y que, pocos minutos después Daesh sustituirá por otro, sin coste adicional.

foto4.jpg

Cuenta en twitter asociada al Daesh. Fuente: Reuters

#AllEyesOnIsis, SOBRE IMAGENES DE NUEVA YORK, ROMA O GRANADA

Pero no solo los ya mencionados vídeos son la única vía de penetración de sus mensajes, hay que añadir a estos sus campañas en Twitter, con las que consiguieron gran visibilidad y repercusión en la red. #AllEyesOnIsis  Todos los ojos sobre el Estado Islámico, fue publicado en decenas de miles de tweets en los que simpatizantes del grupo terrorista publicaron imágenes con mensajes de apoyo y banderas, a plena luz del día en lugares tan icónicos como el skyline de Nueva York, en el Coliseo Romano y el Big Ben. En España se publicaron fotografías en Granada, Zaragoza y San Sebastián. 

 foto5.jpg

Mensaje de apoyo al grupo terrorista con la playa de La Concha de San Sebastián en el fondo. Fuente: CNN

Para hacerse una idea del gran potencial mediático del grupo, más allá de su popularidad en las redes y de la calidad de sus vídeos propagandísticos; hay que añadir el conglomerado de productoras propias de las que dispone, su revista digital escrita en varios idiomas y una aplicación móvil que estuvo disponible en Google Play.

Las productoras cubren la actualidad del grupo, las últimas operaciones, entrevistas a combatientes extranjeros, arengas de líderes y vídeos que muestran la vida en todos los territorios del mismo modo que lo hace cualquier magazine televisivo de un país occidental. Las productoras están organizadas desde niveles regionales hasta la más importante que es Al-Hayat Media Center. Cuentan con sus propias introducciones al estilo hollywoodiense como 20th Century Fox, reporteros propios y la marca de la productora personalizada en micrófonos y marcas de agua. Dabiq es el nombre que recibe su revista online, basada en Inspire la revista de Al Qaeda y está traducida a varios idiomas. Sus contenidos propagandísticos muestran las supuestas bondades de la vida en el autodenominado califato, animando a extranjeros a migrar a esos territorios. La app que ya no está disponible, permitía recibir notificaciones con cada contenido yihadista publicado en las redes sociales para que pudiese ser compartido rápidamente por todos los seguidores y expandirse por la red.

foto6.jpg

Gráfico que organiza el conglomerado de productoras del Daesh. Fuente: Charlie Winter.

Si bien el autodenominado califato es la base de legitimización del grupo, una previsible derrota militar en los próximos años podría no acabar con la red de simpatizantes que ya está creada y podrían repetirse situaciones ya vividas en Niza, Orlando, Berlín, Bruselas y Estambul entre otras ciudades. Si Al Qaeda sobrevivió en las cuevas del norte de Afghanistán, el Daesh podría sobrevivir en el inmenso y anónimo mundo de internet, interconectado con todos sus colaboradores alrededor el mundo. 

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios