NO LO LLAMES MENTIRA, LLÁMALO POSVERDAD

La “conmoción Trump” llega al congreso de periodismo digital de Huesca

Bernardo Álvarez. Ed O’Keefe, Periodista del diario The Washington Post.

YMS

Si Orwell levantara la cabeza tendría dificultades para imaginar una realidad literaria que superara la situación creada tras la llegada a la presidencia de los EE.UU. de Donald Trump. El Diccionario Oxford eligió el término “posverdad” como la palabra del año 2016, y no es de extrañar porque su definición es “mentira emotiva”. Y algo así es el neologismo “posverdad” o los “alternative facts”, en palabras de Kellyanne Conway, asesora de Trump, para referirse a “verdades alternativas”, una suerte de escenarios irreales que manejar a su antojo.

Vicente Vallés se centró en este hilo discursivo con su discurso inaugural “La realidad ya no es lo que era”. Los actos son sagrados, se decía en Periodismo y las opiniones, libres. Para el conferenciante los actos han dejado de ser sagrados. -“La pura información, los hechos desnudos se han convertido en materia opinable” declaró. Esto lo achacó en buena parte al uso de las redes sociales, y muy especialmente al de Twitter.

La capital oscense volvió a convertirse en el centro del Periodismo y de lo digital. 50 profesionales de medios nacionales e internacionales reivindicaron los retos actuales de una profesión que, con independencia de los medios técnicos, siempre necesitará de periodistas. Entre ellos Vicente Vallés, presentador de Antena 3, cuya ponencia inauguró el congreso, o Julia Otero, locutora de Onda Cero, e Ignacio Escolar, director de eldiario.es, que lo clausuraron. La experiencia internacional la pusieron Ed O’Keefe y Alexandra García, periodistas de los diarios The Washington Post y The New York Times.

Ed O’Keefe, reportero neoyorquino del diario The Washington Post,  defendió la importancia del buen periodismo en la sociedad, pese a las dificultades del momento. -“Informaremos sin temor. Nos enfrentaremos a las críticas y a las consecuencias que se presenten” advirtió. En el ojo del huracán, su periódico es centro de las iras del presidente Trump.

Jornadas plenas de conferencias, debates e intercambio de opiniones y al llegar la noche, los acordes de la Huesca News Band, el grupo de rock liderado por Ignacio Escolar y Javier Gallego. Deseos de compartir en clave de Periodismo Digital.

XVIII Congreso de periodismo digital de Huesca

MARCELINO ABAD, BERNARDO ÁLVAREZ Y PATRICIA GARCÍA

Más de 450 personas esperaban el pasado jueves su acreditación en los pasillos del Palacio de Congresos de Huesca. El motivo era la apertura del Congreso de Periodismo Digital de la ciudad oscense. Una cita que se inició con la llegada del nuevo milenio para reflexionar acerca de la incidencia de las nuevas tecnologías en el ejercicio de la profesión periodística. 

Bernardo Álvarez. XVIII. Congreso Periodismo Digital (Huesca) 

Como prueba de que la comunicación digital está en continuo desarrollo, la ciudad aragonesa se convirtió un año más, y con este ya van 18, en un foro de debate entre profesionales del sector, propietarios de medios de comunicación y estudiosos de diversos ámbitos sobre el presente y el futuro del periodismo. Una cita de dos jornadas que interrumpió el quehacer diario de los periodistas para avanzar hacia un porvenir incierto, desconcertante y excitante a la vez, pero que también sirvió para abrazar a viejos compañeros y dar la bienvenida a otros nuevos.

Bajo la máxima de que el periodismo ejerce de contrapoder, y que los periodistas deben discernir el ruido de la información útil y necesaria para la sociedad, cerca de 50 profesionales de medios nacionales e internacionales se subieron al escenario para reivindicar los retos actuales de una profesión que, con independencia de los medios técnicos, siempre necesitará de periodistas. Entre ellos Vicente Vallés, presentador de Antena 3, cuya ponencia inauguró el congreso, o Julia Otero, locutora de Onda Cero, e Ignacio Escolar, director de eldiario.es, que lo clausuraron. La experiencia internacional la pusieron Ed O’Keefe y Alexandra García, periodistas de los diarios The Washington PostThe New York Times.

En esta edición el premio Blasillo que concede el Congreso, mediante el que se reconoce el uso del ingenio en internet, recayó en los creadores de la web satírica El Mundo Today, Xavi Puig y Kike García, que cuenta con más de 100.000 visitas diarias. No en vano, la publicación aporta grandes dosis de humor a la opinión pública española, contrastando con la tradición de la mejor prensa satírica universal. Por otro lado, el periodista Álvaro de Cózar fue galardonado con el premio José Manuel Porquet por V, las cloacas del Estado. Un trabajo de investigación dividido en diez capítulos de podcast que aborda  “el lado oscuro de la democracia española”, y que atrapó a más de 170.000 oyentes.

Periodismo y “posverdad” en la era Trump

El Diccionario Oxford eligió el término “posverdad” como la palabra del año 2016, por lo que tratándose de un vocablo íntimamente relacionado con el periodismo hubiese sido extraño no haberlo escuchado en boca de ningún ponente. No tardó en salir a la palestra. Vicente Vallés, el encargado de abrir el Congreso, lo convirtió en el eje central de su discurso “La realidad ya no es lo que era”.

El periodista consideró alarmante que los datos, que, según él, eran sagrados, ya no lo sean tanto. –“La pura información, los hechos desnudos se han convertido en materia opinable” declaró. Esto lo achacó en buena parte al uso de las redes sociales, y muy especialmente al de Twitter. Por eso, puso el foco de atención en una realidad paralela donde los datos no convencen a los lectores que, enfadados con una verdad que no les interesa, deciden que lo que ven no es cierto. A pesar de todo, Vallés animó a seguir haciendo el periodismo. –“Aunque el oficio se ha vuelto más complicado, no por ello es más apasionante” sentenció.

Hace apenas unas semanas, Vallés publicó “Trump y la caída del imperio Clinton”, un libro en el que analiza la campaña electoral del hoy presidente de los EE.UU. y las consecuencias que tuvo en la derrota de la candidata demócrata. Precisamente esta materia sirvió de enlace con otras de las ponencias del Congreso.

El reportero neoyorquino del diario The Washington Post, Ed O’Keefe, subió al escenario para reivindicar la importancia del buen periodismo en la sociedad, pese a las dificultades del momento. –“Informaremos sin temor. Nos enfrentaremos a las críticas y a las consecuencias que se presenten” advirtió. No en vano, su periódico, como otros medios de comunicación estadounidenses, ha sido objeto de sucesivos ataques por parte del presidente Trump.

O´Keefe es uno de los redactores encargados de cubrir la información parlamentaria del Congreso americano. Como tantos otros, se equivocó al predecir los resultados de las últimas elecciones presidenciales, y no por la mínima. Las encuestas otorgaban a Hillary Clinton un 71,4% de ventaja frente al magnate, aunque la realidad acabó desmintiéndolas por mucho. Por eso, defendió que hay que cambiar el sistema utilizado para hacer las encuestas. –“Los datos no dieron la respuesta correcta porque la pregunta estaba equivocada. La realidad y los datos no son cosas opinables” zanjó.

En esta línea también se pronunció Gregorio Morán, veterano periodista de investigación desde el final del franquismo, que expuso sus recelos hacia el periodismo digital. –“Tenemos más medios que antes, pero sabemos menos cosas” afirmó, responsabilizando de ello a los periodistas, que han dejado de ser especialistas de la información para ir en busca de noticias. –“La prensa de papel ha entrado en una decadencia en la que algunos ya la dan por muerta, aunque yo no creo que sea así. Hay espacio para todos, lo virtual y el papel, pero hay que hacerlo mejor. En general, la prensa está escrita con los pies” advirtió.

Ignacio Escolar, director de eldiario.es, y Julia Otero, presentadora de Onda Cero, cerraron el debate. –“Los ciudadanos se dan cuenta de que la información que damos atiende menos a la verdad y más a los intereses de quienes nos sustentan” afirmó la periodista. Ambos coincidieron en señalar que mentir ha dejado de tener consecuencias.

Bernardo Álvarez. Ignacio Escobar y Julia Otero durante el cierre del debate.

Periodismo político y presiones del poder

Nadie en el Congreso era ajeno al comunicado que el pasado lunes emitió la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) sobre las presuntas presiones de miembros de Podemos a un grupo de periodistas que habitualmente cubre la información parlamentaria de la formación. La polémica estaba servida, y como era previsible, eclipsó la ponencia sobre el periodismo político en la era digital.

Jesús Maraña, director del diario digital Infolibre y miembro de la Junta Directiva de la APM, moderó un debate en el que también se denunció la existencia de ruedas de prensa a través de televisores de plasma o las comparecencias en las que no se admiten las preguntas de los periodistas.

Esther Palomera, del periódico web El Huffington Post, señaló que los periodistas que se arriesgan de verdad son los que informan sobre lo que molesta, ya sea a quienes ostentan el poder político o el económico. –“El problema está cuando se despide a los compañeros que se vuelven incómodos” advirtió. La periodista aseguró asimismo –“Si se hubiese tratado de otra formación política, la APM no se hubiese pronunciado, porque no siempre ha amparado a los compañeros que sufren ataques”.

En el otro extremo Javier Casqueiro, periodista de El País, que se mostró muy crítico con las tribunas de Podemos, y declaró –“Ninguno de los que estamos aquí tiene la más mínima duda de la veracidad de estos ataques”. Por su parte, Lucía Méndez, también miembro de la Junta Directiva de la APM y periodista de El Mundo, dijo que siempre han existido presiones en la profesión. –“Cuando me incorporé al periodismo, Alfonso Guerra nos insultaba en los pasillos del Congreso. Felipe González era Dios” recordó.

Pese al comunicado de la APM, todos ellos coincidieron en que la era digital ha revolucionado el paradigma informativo, si bien defendieron que el olfato en el oficio ha de ser el de siempre.

Nuevos proyectos

Sergi Picazo, fundador de Elcriticat.cat, inició su ponencia parafraseando al filósofo y periodista italiano Antonio Gramsci para arrojar algo de luz sobre los nuevos caminos del curtido periodismo. “El viejo mundo se muere. El nuevo tarda en aparecer. Y en ese claroscuro surgen los monstruos”. Así presentó nueve proyectos noveles que dieron una pista del camino que dibujan los más recientes formatos periodísticos, por dónde avanza la profesión y por qué apuestan quienes se embarcan en la apertura de un medio en el punto álgido de la era digital.

Las publicaciones que se expusieron podrían clasificarse en dos categorías bien diferenciadas: las que cuentan las historias en profundidad sobre el texto, y las que se valen de unos pocos datos para condensar un arduo trabajo de investigación. Todas ellas tienen en común, sin embargo, el objetivo de mantener el equilibrio entre calidad y rentabilidad en un momento en el que el sector atraviesa una crisis de identidad sin precedentes, empolvado por la corriente del clic fácil y maniatado por su independencia financiera.

Algunos de estos medios ponen el acento en contar las cosas mejor, otros, en contarlas más rápido. Zero Grados es una revista que puede clasificarse en el primer grupo. Impulsada por estudiantes universitarios, se identifica con el periodismo de largo aliento, tal y como señaló Ana Baquerizo, miembro del equipo que ahora componen quince redactores. Como ellos, los fundadores de 5W, una revista de crónicas de larga distancia y fotoperiodismo internacional que elabora sus informaciones tomando el tiempo que requiere un contenido de calidad. Lanzan un único número al año, y vuelcan en su web una crónica semanal.

En el segundo grupo se enmarcan portales como Elnacional.cat, que se rinde a las exigencias de la inmediatez radical y huye de la cocción lenta de contenidos muy elaborados. Este diario digital se ciñe a los cánones de las publicaciones tradicionales, por su carácter generalista y su percha con la actualidad, pero siempre tratan de ser los primeros. Según explica Toni Piqué, responsable de proyectos del medio, -“lanzamos las noticias antes de editarlas”.

Frente a los medios tradicionales, las nuevas narrativas galopan, relegando al texto a un segundo plano para cederle el protagonismo a los vídeos, viñetas y otros formatos que permiten al lector comprender una historia periodística con un solo vistazo. Un ejemplo es Datadista, que nació, tal y como expone uno de sus fundadores, Antonio Delgado, como solución a la falta de claridad de las grandes cabeceras cuando informan de temas tan complejos como la corrupción o la economía.

Los impulsores de estos jóvenes proyectos identificaron una grieta en el mercado de la información que hoy luchan por llenar. Todos ellos coinciden en que la financiación es el primer y último reto al que se enfrentan para mantener su independencia. Crowdfunding, clickbaits y las aportaciones de socios se sitúan como las nuevas formas de autofinanciación en un mal momento para los medios, pero efervescente para el periodismo.

Mujeres y medios de comunicación

La ponencia más reivindicativa fue la dirigida por Javier Gallego, presentador del espacio radiofónico Carne Cruda, que convirtió el Congreso en una edición especial de su programa. La desigual situación que ocupan las mujeres en la sociedad en general y en los medios de comunicación en particular fue parte de su proclama.

Bernardo Álvarez. Julia Otero, Locutora de Onda Cero durante su intervención.

Si eres mujer tienes que hablar el doble de alto que los hombres para que te escuchen la mitad. Si eres mujer estás condenada a realizar el mismo trabajo que los hombres para cobrar menos. Si eres mujer tienes que soportar que antepongan tu físico a tu valía. Si eres mujer sabrás lo que todo esto significa. Y si eres hombre también, porque la complicidad te hace responsable.

Con este mensaje siete voces femeninas ilustraron la odisea que vive una mujer a pie de calle solo por el hecho de ser mujer. Fueron Ana Pardo de Vera, directora del diario Público; Luna de Miguel, periodista de PlayGround; Marcela Ospina, responsable de comunicación de Oxfam Intermón; Ana Requena, redactora de eldiario.es; Magda Bandera, directora de La Marea; Catalina Ruiz Navarro, presentadora del programa radiofónico argentino (e)stereotipas; y Luciana Peker, periodista de la revista andina Anfibia.

En un comienzo de año marcado por el asesinado de 16 mujeres a manos de sus parejas o ex – parejas, las congresistas clamaron contra la violencia de género, y advirtieron de que el feminismo no es lo opuesto al machismo sino la lucha por la igualdad. –“Hay que ser feminista, seas hombre o mujer, porque de lo contrario estarás siendo machista” advirtieron.

El Congreso llegó a su fin en el mediodía del pasado viernes. Los congresistas se despidieron resentidos por la fiesta de la noche anterior en El Edén, el icónico bar cuya visita se ha convertido en un ritual entre los que se trasladan a la “puerta de los Pirineos” en busca de su chute anual de periodismo.

En los oídos, todavía retumban los acordes de la Huesca News Band, el grupo de rock liderado por Ignacio Escolar y Javier Gallego, que arrastró a las profundidades del local a periodistas, ponentes y estudiantes. Tal y como alguien dijo el viernes, -“lo que ha juntado el alcohol que no lo separe el periodismo”.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios