HUMOR NEGRO Y UN NIÑO

by Francisco Andrades Barranco

M. Night Shyamalan, director de Sexto Sentido: ‘’Me encanta salir en las películas”, tras el cameo en Múltiple

Múltiple, la película dirigida por M. Night Shyamalan, tuvo su preestreno en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid, con un coloquio al que acudieron los protagonistas, James McAvoy y Ania Taylor-Joy.

El thriller gira en torno a Kevin (James McAvoy), un hombre que debido a un trauma de la infancia sufre un trastorno de personalidad múltiple. Dentro de él conviven 23 identidades diferentes aunque en la película aparecen solo cuatro: un aspirante a diseñador de moda, un obsesivo-compulsivo, un travieso niño de nueve años y una mujer demasiado amable.

Shayamalan, que saltó a la fama con Sexto Sentido (1999) y sigue conservando el género de suspense y de fantasía al que nos tiene acostumbrados, afirma: “Me encanta salir en las películas, en anteriores era más difícil porque no me conocían. Pero no es la primera vez, ya que hice un cameo en Señales (2002)”. Asimismo hace un guiño a otro filme suyo, El Protegido (2000): “Más que un guiño es una conexión porque he utilizado a un personaje de una película anterior”.

Los espectadores presentes coinciden en que la interpretación del niño es sin duda la más graciosa. “Cada personaje tiene una finalidad y la del niño es darle esa parte divertida que necesita el personaje. Lo califico como un tipo de humor negro que también habréis visto en La visita (2015). Es un humor que me interesa porque me gusta jugar con las emociones del público y llevarlo de un sitio a otro”, explica el productor indio-estadounidense. Al contrario, McAvoy tiene otra perspectiva sobre este personaje, y asegura que cada vez que tiene esa posesión de la personalidad del niño es porque nunca llega a ser un adulto.

Shayamalan sostiene que no todos los actores tienen la capacidad de interpretar a una mujer y al segundo siguiente a un niño, está al alcance de muy pocos. El protagonista señala que lo importante es actuar con naturalidad, darle ese tono teatral pero sin arriesgar demasiado. Lo que más difícil le ha resultado ha sido encontrar ese equilibrio.

“Cuando escribía el guión al principio lo veía como algo muy oscuro pero luego intenté darle esa simpatía que necesita el personaje con Hedwig (el niño) porque los otros ya presentan mucha maldad”, apunta el director, que quiere dar a conocer el trastorno de identidad asociativo (DID) para concienciar a todos.

La joven argentina, Ania Taylor-Joy, asegura que cuando le atrae el guión le agarra el corazón el personaje. También actuó en Vampire Academy (2014) y en La Bruja (2015), que fue la película que la consagró.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios