EL RETO DE SER PERIODISTA FREELANCE Y NO MORIR EN EL INTENTO

Madrid, 3 de octubre de 2018

Según la periodista, escritora y docente Marta Gómez – Rodulfo, hoy en día se le tiene miedo a la palabra freelance. Así lo explicó a los estudiantes de la Facultad de Ciencias de la Información de la UCM durante una charla que se celebró este miércoles. “En España poco a poco se empieza a hablar de periodismo freelance, pero está sucediendo que muchos lo hacen por obligación, no por vocación”, señaló, recordando que dicho término se asocia a la precariedad y no al privilegio, que, según la periodista, tanto aporta esta rama de la profesión.

El término lleva existiendo desde la publicación de “Ivanhoe” en 1819 cuando el escritor Walter Scott relataba la historia de un ejército que no seguía ninguna religión, ni reino, ni ideología, solo a quien le pagara más. “Si hay una palabra que defina freelance es independencia. No puedes trabajar en exclusiva” explicaba la escritora de libros como “Periodismo para Dummies”, publicado este año. Gómez-Rodulfo además ha colaborado con varios medios nacionales e internacionales en México como periodista freelance desde el año 2000.

La escritora señaló que la especialización periodística es la clave para destacar como alguien a quien merezca la pena comprar sus contenidos. “Lo más normal es que tú propongas los temas para trabajar sobre ellos” comentó. Por ello, Gómez-Rodulfo defendió la importancia de la creatividad y de conocer al medio de comunicación a quien se proponga vender el producto para poder proponer ideas nuevas a estos medios.

Sin embargo, la especialización tiene un problema. Para Gómez-Rodulfo, “especialización sí, pero solo si te apasiona un tema muchísimo”. A pesar de que aún sea posible desmarcarse de la especialización con los años, recomendó que, en primer lugar, se invierta en la carrera profesional para conocer distintos campos y así se expandan las posibilidades.

En cuanto a la financiación, la periodista remarcó que existe un problema entre los periodistas, y es que no se da valor a su trabajo, sintiendo a veces que escribir gratis por tener el apellido publicado es necesario. “Hay que tener claro que, si quieres vivir de tu profesión, tienes que cobrar por tu trabajo”, apuntó, hay que generar valor, y para generar valor primero hay que valorar el trabajo que se produzca, que no se tenga miedo preguntar cuánto se va a cobrar por los reportajes.

La periodista destacó al final de su intervención que para un periodista freelance, lo más importante son sus fuentes y la búsqueda de financiación. Por eso, según ella, ha de asumir también ser productor de sus propios contenidos, contactar con agencias, organizaciones u oficinas de turismo que puedan financiar los proyectos, porque los medios no siempre pagarán por adelantado.

Para finalizar, la escritora recomendó a los estudiantes que, si quieren ver a un editor, “no le escribas un tuit, llama por teléfono pide tomar un café con él”, apuntando que se había perdido la práctica cercana con la facilidad de las redes sociales y la importancia de las tres C: café, constancia y cariño.

 

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios