LA COMPLUTENSE PIONERA EN EL ESTUDIO DEL ACOSO SEXUAL EN LA UNIVERSIDAD

by Javier Jennings Mozo

 El acoso por motivos de género, identidad u orientación sexual pervive dentro del espacio universitario español

Madrid, 30 de noviembre de 2018

La Unidad de Igualdad y Género de la Universidad Complutense de Madrid ha publicado un estudio que analiza el acoso sexual, sexista, por orientación sexual y por identidad y expresión de género dentro de la UCM. El estudio se ha llevado a cabo a través de una iniciativa en forma de cuestionario online nunca antes realizada en una universidad española: preguntar abiertamente sobre estos temas tanto a alumnos como a docentes y profesionales que componen la plantilla de la universidad, PDI y PAS, profesores docentes investigadores no permanentes y personal administrativo y de los estudiantes, respectivamente.

 

Campus Ciudad Universitaria (UCM). FOTO: Javier Jennings Mozo

El manifiesto de la Red de Unidades de Igualdad de Género de las Universidades Españolas para la Excelencia Universitaria (RUIGEU), recopila datos recogidos entre el 11 de abril y el 10 de mayo de este año. Ha tenido el mayor grado de participación de toda la historia de la UCM llegando a reunir más de 21.000 respuestas, de las cuales más de la mitad son de mujeres.

“A pesar de que las universidades son un espacio más seguro que la sociedad general, el acoso sexual está tan extendido en ellas como en cualquier otro ámbito de la misma” AFIRMÓ María Bustelo Ruesta, delegada del rector para la Igualdad. En esta misma línea, este estudio revela que el 39,4% de las personas que ha contestado al cuestionario ha vivido alguna vez algún tipo de acoso sexual, y el 6,5% declara, además, haberlo vivido dentro de la UCM: 135 personas declaran haber sufrido chantajes de carácter sexual a cambio de beneficios laborales o académicos, 149 han recibido abusos con relaciones sexuales no consentidos, este último no necesariamente físicamente en la UCM pero sí con relación a la vida social de la misma, y 103 personas han sufrido asalto o agresión sexual con fuerza física.

En el caso de las mujeres, el 40% declara haber vivido alguna de las situaciones sexistas planteadas en el cuestionario, de las cuales el 12,2% declara haber sufrido acoso o discriminación por razón de género en la UCM, índice bastante mayor en las mujeres PDI con relación al de las alumnas y PAS.

Por otro lado, un 5,1% de la población homo o bisexual ha sufrido acoso por su orientación sexual dentro de la UCM. En este caso, las víctimas son en su mayoría hombres y sus agresores son, también, hombres. En el caso del acoso por identidad y expresión de género, aunque tan sólo 22 personas han declarado haberlo sufrido, se ha demostrado que las personas que se identifican como de género no binario o normativo, tienen más posibilidades de sufrir cualquier tipo de acoso.

En términos generales, los mayores porcentajes de acoso son de tipo ambiental, siempre con una gran brecha entre hombres y mujeres. Aproximadamente, el 88% de los agresores son hombres y en el 54,4% de las ocasiones el agresor era un compañero de similar rango o no existía relación jerárquica directa. Esto implica que no necesariamente el acoso en la universidad es exclusivamente de jerarquía de rango, aunque sí de jerarquía de género. El hecho de que el 79% de los agresores eran conocidos por las víctimas pone de manifiesto que estas situaciones están muy normalizadas. A pesar de ello, más de un 80% de las personas que han recibido conductas de este tipo declara que no las reconoce como acoso, lo que deja abierto el debate sobre lo que es acoso técnico y acoso declarado.

Sensibilización, tolerancia, trasparencia y responsabilidad

Durante el evento de la presentación del informe, realizado en la Facultad de Medicina, se insistió firmemente en que la sensibilización es imprescindible y que se debe tener una actitud militante para acabar con esta lacra. “Que el acoso sexual quede impune en las universidades tiene un coste”, afirmó Ana Vidu Afloarei, investigadora postdoctoral en la Universidad de Deusto y primera víctima en aportar su testimonio para la denuncia por acoso sexual contra el catedrático más conocido y reincidente de la Universidad de Barcelona. Vidu matizó que por ejemplo “para mantener la reputación de un docente se sacrifican futuros Premios Nobel al abandonar estos su formación por no verse respaldados ni por su propio centro de estudio”.

Entre muchas otras medidas, Maribel Colado Megía, secretaria de la Facultad de Medicina comentó manifestó que la “tolerancia cero, una mayor transparencia y responsabilidad por parte de todos y una mayor representación de las mujeres en todos los niveles” son los tres pilares básicos para la prevención del acoso sexual.

Silvia Baubent Vallejo, directora general del Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades apostilló que “este estudio es muy importante porque va a servir para hacer un diagnóstico”. Este informe tiene como fin último establecer un diagnóstico de la situación para poder elaborar un plan de acción que derive en el establecimiento o renovación de un protocolo de actuación. “Para poder realizar políticas públicas que realmente sirvan se requieren buenos diagnósticos”, continuó Baubent. El protocolo tiene como función ser pioneros desde las universidades, la UCM quiere servir como ejemplo para las demás, para hacer frente a todos los casos y así prevenir y erradicar el acoso de las mismas y, posteriormente de la sociedad al completo.  

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios