MAYTE ANTONA: “EL TECHO NO ES DE CRISTAL, SINO DE HORMIGÓN ARMADO”

by Rebeca Barroso y Paula Ramos

fotonoticia 20191113200608 640

Pepa Bueno reflexionó también sobre las “trincheras” a las que se enfrentan las mujeres en el ejercicio de la profesión ( FOTO: EUROPA PRESS)

Madrid, 14 de noviembre de 2019

Pepa Bueno, Susana Griso, Mayte Antona, Alicia Gómez Montano y otras destacadas periodistas han participado en el encuentro “Igualdad en el periodismo”, organizado por Repsol, la Universidad Complutense de Madrid y la International Women’s Media Foundation (IWMF) con la colaboración de la Asociación Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), celebrado hoy en el Campus de Repsol.

Tres de cada cuatro altos cargos , en España, son hombres, según evidencia el informe anual de la Asociación de Prensa de Madrid (APM). El informe estable que en 2018, el 75% de los cargos de gestión en medios de comunicación eran ocupados por hombres; las mujeres, por lo tanto, únicamente tienen cargos decisorios en una cuarta parte de los puestos de alta dirección.El encuentro ha sido girado sobre cuatro mesas de debate, cuyo punto de partida ha sido la desigualdad que reflejan las cifras en el desempeño de tareas directivas, entre hombres y mujeres.

“Lo primero que me sorprendió cuando yo empecé a trabajar en los años 80, es que la redacción estaba llena de mujeres y los despachos, de hombres”, afirmaba la periodista Pepa Bueno. “Sin duda hemos avanzado, tanto como ha avanzado la sociedad española, pero desde el punto de vista de ocupación del poder informativo, la dirección sigue siendo mayoritariamente masculina”, añadió.

Pepa Bueno reflexionó también sobre las “trincheras” a las que se enfrentan las mujeres en el ejercicio de la profesión. Por un lado, la “trinchera de la opinión”, mediante la autoridad de la escasa opinión femenina que existe; y la “trinchera de la edad”, que se personaliza en lo que calificó como la “tiranía de la imagen”, que supone la presión de ajustarse a un patrón físico y de edad determinado.

Por su parte, la periodista Susana Griso, tras definir la profesión periodística como “el espejo de la sociedad” afirmó que en cuestiones de igualdad de género la situación en la profesión no presenta una situación más igualitaria que en otros ámbitos de la vida. A pesar de ello, afirmó “sí que hemos notado cambios. Yo misma cuando empecé en la radio era un poco la comparsa. Estaba acostumbrada a ser la chica joven que de alguna manera aportaba juventud y novedad al periodista que sí opinaba y tenía confianza.”

Los comúnmente conocidos como “micromachismos” también fueron protagonistas del espacio de diálogo. “Hay muchos micromachismos que en una sociedad profundamente paternalista teníamos sumamente asumidos y ni siquiera los percibíamos como tal”, afirmaba Susana Griso.

Pepa Bueno afirmó que “de nosotras se espera que seamos encantadoras y simpáticas y si escapas a ese patrón eres “intensa”. Algo que nos coloca en una estantería en la que a ellos no se les coloca”

Los denominados “micromachismos” en la profesión como mujeres se ven acosadas en redes sociales, pero las ponentes femeninas también fueron punto de debate, en la mesa redonda. Un ejemplo de lo que este concepto supone es el comentario sobre la periodista Ana Blanco, en el debate pre electoral celebrado la semana anterior al 10N, cuando fue denominada “Periodista de bragueta política”.

“Los hombres no están dispuestos a renunciar a las parcelas de poder”

Mayte Antona, miembro de la Junta Directiva de la Asociación de Prensa de Madrid (APM) y redactora jefa de Sociedad de Servimedia, afirmó que “el techo de cristal que muestra las diferencias de género en el trabajo, es de hormigón armado, puesto que las mujeres no solo luchan por un trabajo equitativo sino que tienen otras obligaciones como: cuidar de personas mayores, de los niños, tareas domésticas, etc.”

Alicia Gómez Montano, vicepresidenta de Reporteros sin fronteras y editora de Igualdad de TVE relató una experiencia profesional: ”Una vez tuve que cubrir un atentado y mi jefe no estaba, por lo que no pudimos editar la información que habíamos recogido, solo por el hecho de que no querían hacer caso a una mujer que no era su jefa y era bajita”, confesó.

La edad solo afecta a las mujeres

El informe Anual de la profesión periodística recoge que los presentadores de informativos masculinos suelen tener una edad de entre 40 y 60 años, mientras que la edad de las presentadoras debe oscilar entre los 35 y los 49 años, esto se debe a que la imagen de las mujeres está más explotada que la de un hombre, y que a cierta edad una mujer está condenada a estar detrás de la cámara.

Nemesio Rodríguez, Presidente de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), afirmó que “los hombres no están dispuestos a renunciar a las parcelas de poder, no afectando solamente al periodismo, y que hay un problema de conciliación, ya que alcanzar puestos directivos supone dedicar mucho tiempo y el porcentaje mayoritario de quien hace las tareas domésticas son las mujeres”

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios