ANTONIO LOPEZ: “VIVO DE LA PINTURA. ¿QUÉ MÁS PUEDO PEDIR?

“Si haces un cuarto de obra válida, es importantísimo lo que dejas y no puedes pedir más. Me siento bien tratado y vivo de la pintura, ¿qué más puedo pedir?”. Así de satisfecho, según aseguró,  se mostró el pintor Antonio López en su investidura como Doctor Honoris causa por la Universidad Complutense el pasado 26 de enero.

López fue propuesto por la Facultad de Bellas Artes de la UCM por «sus excepcionales méritos y en reconocimiento a su intensa trayectoria profesional en el ámbito de las artes, contribuyendo de manera determinante a la consolidación de la corriente realista en España y a su proyección internacional», porque, tal y como manifestó su amigo y  padrino, el profesor de Escultura Tomás Bañuelos, “hace mucho tiempo que la Complutense le debía este honor a López”.

Con su novísimas toga y muceta blanca, el pintor señaló que cuando hizo Bellas Artes los estudios no eran universitarios todavía, por eso, “aunque sea un poco tarde, entro en la Universidad por la puerta grande”.

UNA VIDA CONSAGRADA A LA PINTURA

Antonio Lopez nació en 1936 en Tomelloso y se formó junto a su tío Antonio López Torres hasta 1949, cuando se trasladó a Madrid para preparar su ingreso en la escuela de Bellas Artes, en el Museo de Reproducciones Artísticas y en la Escuela de Artes y Oficios. Ha formado parte del grupo de realistas madrileños, compuesto por Julio y Francisco López Hernandez, Amalia Avia, Isabel Quintillana y su esposa Maria Moreno, que forjaron lazos personales y profesionales cursando sus estudios en la Escuela de Bellas artes y fueron reconocidos a partir de los 60. Ha recibido numerosos premios, los más recientes el Premio de Arte 2015 Fuera de Serie, Expansión, el Premio Raíces de Europa, la Medalla de Oro del Reial Cercle Artístic de Barcelona, el Académico Honor por la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos de Valencia y el Premio Averroes de Oro Ciudad de Córdoba 2017 a las Artes.

Su pintura es retrato de temas cercanos y domésticos, y la presencia de la realidad en ella es cada vez “más intensa, más precisa y más enigmática”. El tiempo se constituye como protagonista de su pintura, lo que se concreta en los más de veinte años que ha tardado antes de abandonar algunas de sus obras inconclusas. Por este motivo, su producción es corta en número.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios