LA DEXAMETASONA PODRÍA REDUCIR UN TERCIO DE LAS MUERTES DE ENFERMOS GRAVES DE COVID-19

by Cyntia Sima, Carlos Ibarra G.

Madrid, 16 de junio de 2020

Investigadores de la Universidad de Oxford han llevado a cabo un estudio con dexametasona que indican que reduce en un tercio la mortalidad entre los pacientes más graves de COVID-19. Según los resultados obtenidos el tratamiento en dosis bajas de Dexametasona, un fármaco barato y de fácil acceso, puede ayudar a reducir la mortalidad de pacientes graves (que sufren enfermedades respiratorias severas) de COVID-19 en un 33%. La Dexametasona es un esteroide que se recetaba en los años 60 a aquellos pacientes con asma, afecciones inflamatorias o enfermedades autoinmunes como la artritis.

Dexametasona

La Dexametasona es barata y accesible en todo el mundo. Fotografía: Cadena Ser

El estudio clínico se ha realizado a 2.104 personas infectadas por el virus elegidas de forma aleatoria, a la vez que la progresión de los mismos se comparaba con 4.321 pacientes que recibieron los cuidados habituales que se aplican a los contagiados. Los resultados muestran que la mortalidad de los pacientes que necesitaban respiración asistida (41%) se redujo en un tercio y entre los que necesitaban oxígeno (25%) se redujo un quinto. Por otra parte, en los pacientes menos graves no se había detectado ningún beneficio.

Así, Peter Horby, investigador de la Universidad de Oxford y uno de los coordinadores del ensayo clínico afirmaba que “la dexametasona es la primera droga que mejora la supervivencia en COVID-19”. Martin Landry, otro de los responsables del ensayo, aclaraba que,  aunque estos sean estudios preliminares, “es fantástico que el primer tratamiento que demuestra evitar muertes está disponible y es asequible en todo el mundo”.

 Este fármaco se emplea para reducir las inflamaciones en el caso de otras condiciones médicas y ayuda, al parecer, a detener parte del daño que se origina cuando nuestro sistema inmunológico se sobreactiva mientras intenta luchar contra el coronavirus. Sin embargo, los pacientes más graves portadores de coronavirus tienden a sufrir una reacción mayor ante este virus, lo que provoca, según los expertos, la llamada tormenta de citoquinas. La citoquina es un tipo de proteína que genera en la persona una inflamación pulmonar, produciendo efectos adversos en los pulmones. Por un lado, se produce la acumulación de líquidos en los mismos, y por otro, destruye el tejido alveolar.

Según los propios investigadores, este tratamiento podría prevenir una muerte de cada 25 en pacientes solo con oxígeno y una de cada 8 en pacientes con ventilación. Por tanto, se podrían haber evitado alrededor de 5.000 muertes en todo el país si el tratamiento hubiese estado listo desde el principio.

En relación a su precio, el propio Martin Landray ha comentado que existe un claro beneficio. “El tratamiento consta de diez días de Dexametasona y cuesta unas 5 libras (5,5€) por paciente. Por lo que, esencialmente, cuesta 35 libras (38€) salvar una vida. Es un fármaco que se encuentra disponible en todo el mundo”, remarcó Landray. El ensayo lleva funcionando desde el mes de marzo de este año.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios