CHRISTIAN GÁLVEZ: "QUEREMOS QUE LA GENTE MIRE A LEONARDO CARA A CARA"

by Paula Puche Bernal

“Los Rostros del Genio” es una de las dos exposiciones que conmemoran en Madrid el 5° centenario de la muerte de Leonardo da Vinci. En calidad de comisario y divulgador, Christian Gálvez,  exhibe además el reciente hallazgo de la Tavola Lucana, autorretrato realizado por el mismo da Vinci. Tras la polémica desatada por las críticas del Comité Español de Historia del Arte (CEHA) que lo tachan de “intruso”, Gálvez responde tranquilo, dejando claro que su objetivo no es adoctrinar, sino “conmemorar la vida de un señor que hace quinientos años nos dejó con la boca abierta”.

 

Paula Puche entrevistando a Christian Gálvez (Foto: Paula Puche)

P: Hablemos de la exposición, “Los Rostros del Genio”. Cuando la presentó en el Palacio de las Alhajas dijo que lo que quería era “dejar a Da Vinci en pantalones vaqueros”. ¿Por qué?

R: Bueno, porque creo que es una manera de acercar a Leonardo, de arrancarle esa pátina de genialidad, de presentar al ser humano de carne y hueso con luces, con sombras, con victorias y también con fracasos. Sobre todo, democratizar su figura arrancándole también la pátina de erudición. Creo que Leonardo no es patrimonio de nadie y sí patrimonio de todo el mundo. Por ejemplo, figuras como Ara Malikian o James Rhodes han creado la banda sonora de esta exposición. Le han puesto “pantalones vaqueros” a la música clásica, la han acercado y la han divulgado mucho más. Esto es lo que queremos hacer, que la gente no mire a Leonardo en esa cúspide de la genialidad, sino que le mire cara a cara. Siempre he dicho que la gente conoce al genio pero son pocos los que conocen al hombre de verdad. La figura del hombre me parece mucho más interesante.

P: ¿Cuánto es el trabajo que hay detrás de un hito como la Tavola Lucana?

R: El caso de la Tavola Lucana supone el clímax de la investigación que estuve realizando durante años entorno a la iconografía leonardiana. Todo empezó con el supuesto Autorretrato de Turín pero claro, la pregunta era cómo fue representado Leonardo desde 1519, año en el que muere, hasta 1810. Entonces encontramos una evidencia histórica, una evidencia literaria en la segunda edición de Las Vidas (1568), de Giorgio Vasari, que dice que existe un retrato de Leonardo. Bien, pero ¿cuál? Seguimos la pista cronológica de ese dibujo de perfil de Leonardo atribuido a Francesco Melzi, su secretario y albacea, y de repente encontramos que, dentro de la tradición iconográfica, existe otro retrato que no tenemos identificado: la Tavola Lucana. Nicola Barbatelli, su descubridor, a través del museo de Lucania, decide hacer pruebas científicas. De momento y a día de hoy, todas las pruebas están a favor de que pudiera retratar ser un autorretrato de Leonardo y que el hombre de cuadro fuera él () A pesar de todas las evidencias, creo que es un objeto de discordia. Hay gente que está a favor y gente que está en contra, lógicamente, pero desde el rigor científico, de momento, no se ha encontrado ninguna prueba discordante.

P: Porque detrás de todo esto no solo está usted como comisario y como investigador, sino todo un grupo de científicos y también de investigadores.

R: Claro, yo no soy científico. Yo tengo el trabajo de curaduría y de divulgación pero las pruebas científicas son las pruebas científicas. Estamos hablando de los laboratorios de las mayores universidades italianas. La huella dactilar de la Tavola Lucana coincide con la huella dactilar encontrada en la Dama del Armiño y no hay ninguna prueba ni de carbono 14, ni de estudio de la madera, ni de estudio de los pigmentos, ni de estudio de la caligrafía ni de huellas dactilares que haga pensar lo contrario. Aunque es Leonardo, siempre provoca diversidad de opiniones. Mira Salvator Mundi. (...)

P: Vamos a hablar brevemente de la polémica. La Comisión Española de Historia del Arte le ha criticado por “intrusismo” y por “falta de rigor”. ¿En algún momento pensó que la exposición fuera a sufrir rechazo de algún tipo, sobre todo por parte de expertos en Historia del Arte?

R: Sí, claro. Si me llevan llamando intruso toda la vida. Es decir, con respecto al intrusismo, yo hago televisión, no comunicación audiovisual; yo hice Caiga quien Caiga, no periodismo; he vendido juguetes en una tienda, no he hecho marketing. La pregunta es: ¿es vinculante ser comisario de exposiciones (o curador, como dicen en otros países) a ser historiador del arte? Porque no lo es. La falta de formación... bueno, yo creo que señalar a la persona que se dedica a hacer televisión es lo más fácil. Sí, claro que me he formado. En la Miguel de Cervantes, tengo cuatro títulos relacionados con la gestión cultural, la gestión de museos y exposiciones y la curaduría.

P: Y nadie le pregunta por eso.

R: Nunca nadie me pregunta por eso, nunca nadie me ha preguntado por nada. ¿La falta de rigor? Están bastante equivocados. Primero, no se trata de una exposición que adoctrine absolutamente a nadie y, de hecho, si has podido observar la exposición, rigor, hay. En el Comité Científico tenemos varios catedráticos de especialidades como genética, historia y literatura que han avalado el proyecto. ¿Rigor científico? Estamos avalados por el Leonardo DNA Project, con entidades como el Instituto J. Craig Venter, el primero que decodificó el genoma humano. Deberíamos reflexionar sobre quién gestiona la cultura o la divulgación cultural, creo que ese es el debate importante. Pero cuando se trata de una iniciativa privada creo que poco tienen que opinar algunos, sobre todo cuando no se trata de una exposición de arte. Es que esto es una exposición biográfica que conmemora la vida de un tipo que hace quinientos años nos dejó con la boca abierta y que, a día de hoy, lo sigue haciendo. Hablamos de la vida de Leonardo, no de sus pinturas; hablamos de cómo le afectó el entorno, la situación geopolítica, todos aquellos personajes históricos con los que trabajó y convivió (...)

P: ¿Entonces cree que esta crítica ha alejado a la gente de la exposición?

R: Mira, yo creo que si ha habido gente que por este comunicado ha dejado de venir, es gente que tampoco tenía pensado venir. Creo que es gente que posiblemente, por una serie de prejuicios, no hubiese venido. Igual, hay incluso un “efecto llamada”. Yo podría poner aquí lo que me diera la gana, siendo comisario independiente de una iniciativa privada, y sería pertinente y válido; otra cosa es que a la gente le provocara rechazo o fascinación. Tampoco intento malgastar el tiempo valorando los daños colaterales o el beneficio de esto. Nosotros trabajamos día a día muy duro intentando que la gente salga fascinada conociendo un poquito más a Leonardo. A su Leonardo, no al mío. Al suyo.

P: ¿Cada uno tiene el suyo?

R: ¡Por supuesto! Ten en cuenta que la mente poliédrica de Leonardo dominó catorce ramas del saber. Solo una era el arte, Leonardo no debería estudiarse única y exclusivamente en historia del arte. Leonardo era un científico que de vez en cuando pintaba, nada más. Por lo tanto, la opinión que tú tengas de Leonardo es tan válida como la mía. Luego entraremos en temas de rigores pero si la gente no se molesta en mirar el rigor científico histórico-literario, tendremos el mismo problema. Tu opinión en tan válida como la mía, por eso no hay doctrina, lo importante es con lo que uno se quede. Cambiando el cómo también se llega al qué. Quizá una versión más mainstream o millennial, una versión más para el siglo XXI, pero ¿por qué no va a ser válida? ¿Quién dice qué es válido y qué no? Se trata de democratizar.

P: ¿Cree que lo que molesta es precisamente que haya intentado acercar a Leonardo al público?

R: Tampoco me he planteado por qué les molesta, es decir, no estoy a favor de los sanedrines que consideren que las figuras históricas deben pertenecer a un grupo determinado. Cuando te aproximas a una figura histórica desde el respeto, desde el rigor, desde la objetividad o desde la subjetividad, si hay un trabajo que tú consideras que es pertinente, ¿por qué no? ¿Dónde tiene que estar la cultura? También se me ha criticado por hacer deporte y jugar a la play. ¿De verdad el mensaje que estamos lanzando es que hacer deporte y jugar a la play te convierte en un peor profesional? ¡Pues entonces vosotros los jóvenes lo tenéis claro! (...)

P: Es curioso porque en el Renacimiento la gente valoraba mucho la versatilidad y nadie a día de hoy se atrevería a cuestionar a Leonardo.

R: Leonardo fue un intruso.

P: Le iba a preguntar precisamente por eso, ¿se siente identificado con él de alguna manera?

R: No, identificado con él no porque seguro que alguno tergiversa la información y dice “bueno, este ya se cree el descendiente directo de Leonardo”, pero Leonardo fue posiblemente el segundo mayor intruso de la historia. El primero fue Jesús de Nazaret, un tipo que llega al Sanedrín y carga contra los que veneraban a las figuras. De Leonardo estamos hablando que fue un tío que dominó catorce ramas del saber, con fallos y con aciertos. Era un intruso () Es curioso que algunos que han criticado la figura del comisario de esta exposición, defendiendo a su Leonardo, fueron los mismos que posiblemente le señalaron hace quinientos años. Pero bueno, hay diversidad de opiniones, ya está. Lo importante es que lo que queremos hacer es para todos los públicos, sin prejuicios.

P: ¿Y a usted qué le motiva a continuar investigándolo?

R: Me motiva sobre todo que la gente que lee, que escucha o que disfruta de la exposición termina con una inyección de un veneno maravilloso que se llama curiosidad. Si yo quiero rescatar algo de Leonardo es que nunca dejó de ser un niño que se preguntaba por qué y para qué constantemente. Creo que eso es lo que pretendo difundir, lo que intento hacer en televisión, juntar cultura con entretenimiento en Pasapalabra. Aquí en la exposición también, que la gente vea y curiosee. Por encima de todas las cosas.

P: ¿Y proyectos de futuro respecto a Leonardo y al Leonardo DNA Project?

R: Respecto al Leonardo DNA Project, el proyecto sigue con la búsqueda de restos biológicos no corruptos con dos vías de investigación: la tumba de Amboise, donde supuestamente están enterrados los restos biológicos de Leonardo, y la búsqueda de restos biológicos a través de manuscritos de Leonardo. De momento, hemos localizado a toda la familia de su padre ser Piero Da Vinci en la Bahía Fiorentina en Florencia para rescatar el cromosoma Y, ya que el mitocondrial de su madre Caterina no podemos encontrarlo porque no sabemos donde está enterrada. Y luego... sí, es que sigo apasionado por lo mismo. Mientras haya gente que quiera seguir aprendiendo desde un punto de vista más divulgativo y menos riguroso, si es que estoy carente de rigurosidad, seguiré haciendo todo esto que me hace mejor persona, mejor profesional, más feliz y que me hace irme a la cama cada noche con la conciencia tranquila.

 

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios